Imprimir Enviar

La reconstrucción es la próxima tarea en Chone y Portoviejo

En las calles del centro de PRescatistas de El Salvadorortoviejo deambulan los chamberos en busca de materiales para reciclar, también curiosos de todo tipo y los dueños de casas y edificios que, tras el terremoto, se convirtieron en gruesas montañas de escombros. Los rescatistas siguen con sus labores tratando de agotar hasta la última posibilidad de encontrar algún sobreviviente entre los inmuebles destruidos.

Salvador Alvarenga, jefe de misión de 59 especialistas en rescates de la República de El Salvador, descansa con su grupo en una esquina. Bebe agua de una botella, mientras mira un escenario casi sobrenatural de fierros y ladrillos tirados por doquier. “Hemos encontrado un cuerpo y marcado al menos 16  cuadras el día de hoy”. Las marcas que parecen grafitis sobre los restos de inmuebles y calzadas, indican el día y la hora del rastreo y si hay la posibilidad o no de encontrar alguien con vida. 

En Chone, a unos 88 kilómetros de Portoviejo, 34 panameños, especialistas en búsqueda y recuperación de víctimas, valoran el estado del edificio del Municipio de ese cantón. Las grietas, como cicatrices monstruosas que aparecen por todos lados, son examinadas por Juan Valdez, subjefe del Cuerpo de Bomberos, de ese país. Valora su profundidad y ubicación, “esto es importante pues si el edificio no es viable, en este momento debería cerrarse”, dice con la convicción de que más allá de las pérdidas materiales, lo importante es salvaguardar la vida de quienes ya sobrevivieron hace pocos días a este terremoto. 

Cinco canes del “Grupo K9” recorren todo el perímetro para marcar el área que podría verse afectada por el mal estado del edificio. Los perros son como un imán, niños y adultos se acercan y los acarician. Philip, una mezcla de pastor alemán es el más amistoso. En la mañana recibió Rescatistas de Panamáalimento y una ducha, mientras sus compañeros de equipo, hombres y canes, se preparaban para otra jornada entre escombros y grietas que recorren  Manabí.