Imprimir Enviar

Embajador Calahorrano hace aclaraciones a noticia “La autocensura es ley en la prensa de Ecuador” de El País

Nota 4-8-50-2014

Madrid, 7 de julio de 2014

 

Señor Don

Antonio Caño

Director

Diario EL PAÍS

 

Estimado Director:

Nuevamente me dirijo a usted para hacerle algunas aclaraciones respecto a la noticia escrita por Soraya Constante, titulada: “La autocensura es ley en la prensa de Ecuador”, publicada el 3 de julio en la edición digital de su periódico.

La periodista menciona el caso de los diarios: El Comerio, El Universo, Hoy y La Hora que fueron denunciados por el ciudadano Carlos Vera Quintana, Director del Observatorio de Comunicación, por el incumplimiento del artículo 18 de la Ley de Comunicación, el cual establece que los medios tienen el deber de cubrir y difundir los hechos de interés público.

Los citados diarios fueron denunciados por no dar cobertura informativa a una noticia de interés que sucedió en el contexto de la visita del Presidente Rafael Correa a Chile, el pasado 13 y 14 de mayo, donde el Primer Mandatario recibió un Doctorado Honoris Causa otorgado por la Universidad de Santiago de Chile, información que los lectores de estos diarios no recibieron.

El artículo 18 de la Ley establece que la omisión deliberada y recurrente de la difusión de temas de interés público constituye un acto de censura previa, por lo que la Superintendencia de la Comunicación admitió a trámite la denuncia de Carlos Vera,  para estudiar si este caso incumple con la disposición del artículo.

Respecto a las denuncias que ha recibido la Superintendencia de Comunicación, pongo en su conocimiento que el propio titular de la misma, Carlos Ochoa, informó a la prensa que en el primer año de vigencia de la ley se han admitido a trámite 87 casos, de los cuales más de la mitad corresponden a denuncias interpuestas por ciudadanos, gobiernos autónomos y grupos sociales. Lo cual pone de manifiesto una realidad contraria a la que asegura Soraya Constante en su noticia, donde define la ley como “método de presión del Gobierno”, obviando a los ciudadanos que son los principales beneficiarios de este marco jurídico que protege su derecho a recibir información de calidad.

Es más, a pesar de las críticas a la Ley de Comunicación, desde su entrada en vigor, el ranking mundial de libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteros (RSF) sitúa al Ecuador en el puesto 95, dejando atrás el  puesto 119 en el que nos ubicaban en 2013.  Se trata del reconocimiento a lo evidente por parte de nuestros detractores, quienes sitúan a nuestro país por encima de naciones vecinas como Perú, Colombia y Brasil. http://www.rsf.org/index2014/es-index2014.php

 

 

Respecto al periodista que se esconde bajo el anonimato para asegurar que en Ecuador no se pueden publicar noticias judiciales en indagación previa,  ni documentos con carácter reservado, me permito señalar que, en todo régimen civilizado, cualquier investigación previa es reservada, en tanto afecta a la integridad de los acusados, quienes tienen derecho a la presunción de inocencia hasta que no se haya demostrado lo contrario. Y esto no es ningún invento ecuatoriano, sino un derecho universal recogido en los ordenamientos jurídicos de casi todos los países del mundo.

La fuente desconocida también asegura que los medios privados tienen dificultades para obtener entrevistas por parte de los funcionarios públicos, sobre ello sólo le diré que no existe ninguna práctica en tal sentido;  es más, en los viajes del Presidente Rafael Correa siempre se invita a la prensa privada para que realice la cobertura del mismo.

Para terminar, suscribo las afirmaciones del Jefe de investigación de El Comercio, Arturo Torres. Sus declaraciones no hacen más que confirmar que hoy la prensa cuida lo que publica, superando el descuido atávico que era costumbre en el periodismo ecuatoriano. Además asegura que en el diario están “aprovechando para fortalecer la calidad y oxigenar la agenda”, lo que demuestra que, antes de la ley, la calidad no era la deseable y las “agendas” de los medios eran cerradas y restringidas. El resultado obvio es la práctica de un periodismo responsable y eso nos alegra.

 

Atentamente,

 

Dr. Miguel Calahorrano Camino

Embajador del Ecuador en España